Maltrato o abandono de personas mayores

Más de 2,5 millones de personas mayores viven en geriátricos habilitados y residencias para mayores en los Estados Unidos. Con el envejecimiento de nuestra sociedad aumentará el número de personas que residen en estos centros, y con ello la necesidad de proteger a la gente mayor y discapacitada del maltrato y abandono en manos de quienes estén en una posición de autoridad sobre ellos.

Las personas de edad avanzada y los discapacitados que residen en geriátricos y residencias para mayores son los miembros más vulnerables de nuestra sociedad, ya que a menudo sufren de enfermedades crónicas que los tornan dependientes de otras personas y limitan sus funciones mentales y físicas. La naturaleza de esta dependencia, que abarca cuestiones básicas como alimentación, salud, vivienda y necesidades básicas diarias, a menudo influye en la decisión de las víctimas de no denunciar maltratos o abandono por miedo a las represalias o por miedo a perder el cuidado que reciben. Las personas mayores y los discapacitados tienen derecho a recibir un tratamiento digno y también a exigir un resarcimiento cuando sus derechos han sido menoscabados.

El maltrato y el abandono en los geriátricos y residencias para personas mayores se presentan en diversas formas. Generalmente se los asocia con falta de personal, falta de capacitación del personal o falta de supervisión adecuada. Los residentes pueden ser lastimados intencionalmente, recluidos sin razón, intimidados, humillados, o ser víctimas de angustia mental y castigos físicos o mentales crueles, entre otros. El abandono, o el incumplimiento de las obligaciones del cuidador respecto de su paciente anciano, puede manifestarse de diversas formas, desde no cambiar los pañales de los pacientes incontinentes, no hacerles hacer ejercicios de amplitud de movimientos, no cuidar su higiene oral o dental, no curar sus heridas en forma apropiada, no bañarlos en forma regular, no ayudarlos con sus necesidades para ir al baño, no responder a sus pedidos, hasta no supervisarlos adecuadamente o evitar ponerlos en situaciones peligrosas.

El maltrato y el abandono son difíciles de detectar ya que sus consecuencias se confunden con aquellas de las enfermedades crónicas que sufren algunos de los residentes de geriátricos. Las señales de alerta que podrían indicar maltrato o abandono pueden atribuirse al envejecimiento normal, a enfermedades crónicas o a discapacidades. Por lo tanto, es importante que los seres queridos reconozcan los signos de maltrato o abandono, entre los que se incluyen:

  • Marcas de lesiones que no se pueden explicar, como moretones, cortes, quemaduras o cicatrices.
  • Fracturas, esguinces o dislocaciones
  • Sobremedicación o falta de medicación persistentes
  • Signos de encierro
  • Escaras
  • Signos de abuso sexual, incluyendo moretones alrededor de los pechos o genitales, enfermedades venéreas o infecciones que no se pueden explicar, sangrado vaginal o anal, o ropa interior rota, manchada o ensangrentada.
  • Pérdida de peso repentina
  • Malnutrición o deshidratación
  • Evidencia de hechos ilícitos cometidos contra el patrimonio de la persona, entre los que se incluyen la pérdida de posesiones, cambios en cuentas bancarias o estados de cuenta, o modificaciones sospechosas a testamentos, poderes, títulos o pólizas.
  • Cambios repentinos en la personalidad o en el comportamiento
  • Trato anormal por parte del personal de la residencia hacia las visitas

Si cree que algún ser querido ha sido víctima de maltrato o abandono en un geriátrico o en una residencia para mayores, permítanos poner fin al maltrato y proteger a su ser querido. Contáctenos para una consulta sin cargo y sin compromiso, llamando al 800/500-5735.